PIÑAS

Desde jóven, Piñas demuestra aptitudes creativas y artísticas.

Es en 2013 cuando da sus primeros pasos en el mundo del tatuaje. Durante los primeros años, trabaja y vive en diferentes ciudades, compartiendo estudio con diversos compañeros, con los que se forma.

Desarrolla interés por los estilos clásicos: japonés, tribal y tradicional americano, tanto por su estética como por su peso cultural.

En el desarrollo de su tatuaje, Piñas busca y crea continuamente imagenes crudas e incluso bizarras. Es común ver en sus diseños fusiones de estilos, combinando distintos recursos, desde el tatuaje tribal de borneo a las escenas del ukiyo e japonés, pasando por estéticas ajenas al tatuaje, como las gráficas de la cultura del skate o la cartelería musical.

En paralelo desarrolla una obra gráfica y pictórica, no siempre relacionada con el tatuaje.

A día de hoy, trabaja y estudia el tatuaje en grandes proporciones, buscando equilibrio y composición con el cuerpo en su conjunto general, encontrando en Trishula un espacio para desarrollar y aprender estos conceptos.